STEVIA ORGANICA

Vaya al Contenido

Menu Principal

CUIDADOS DE LA PLANTA

Poda: Si su planta esta muy alta (más de 40cm) y tiende a tenderse se recomienda podarla a la mitad, esto además estimula mayor brotación lateral. También es recomendable podarle todas las flores ya que estas le quitan mucha energía a la planta. Durante el invierno la planta deja de crecer y se pone fea, se recomienda en este caso podarla a unos 10 a 15 cm de la base parea que rebrote en primavera.

Masetero o en la tierra?
: Stevia prospera bien en masetero grande de unos 40 litros con tierra de hojas o compost. La tierra que se ocupe debe permitir un buen drenaje del agua, si la tierra es muy pesada o gredosa se le puede agregar arena o guano de baca o caballo. Si se desea plantar en la tierra se debe escoger un lugar con mucho sol ojalá sin sombra.

Riego:
La planta necesita mucha agua, la tierra siempre debe estar húmeda pero sin anegar. No resiste sequia. Regar cada dos días a modo de referencia.

Heladas:
Se debe proteger de heladas fuertes. La planta adulta resista menor temperatura que la planta joven. De cultivarse en masetero se puede tener en interior durante el invierno pegada a una ventana. Directo en la tierra se puede proteger en las noches con una carpa o toldo plástico o algo similar. Ideal es en invernadero.

Cosecha de hojas:
A partir de la primavera la Stevia vuelve a crecer. El momento ideal para cosechar hojas es antes de que florezca pues tiene la mayor concentración de edulcorante, si de deja que florezca baja la concentración de este en las hojas pues la mayoría de los elementos se transforman para nutrir la flor. La manera más práctica de proceder es podar la planta entera a 10 o 15 cm de la tierra y dejar secar a la sombra. Las hojas secas de esta manera obtenidas se pueden guardar por varios meses en frascos de vidrio en lugar obscuro.

Abonado:
En masetero, después de cada cosecha es recomendable abonar la tierra con humus liquido (lixiviado de humus) o té de compost (lixiviado de compost). En plantas que están en el suelo se puede agregar compost o/y Humus de lombriz a finales del invierno, mesclando con los primeros centímetros del suelo. Los fertilizantes químicos no son recomendables pues perturban a los microorganismos que habitan la tierra, siendo ellos los que transforman las sustancias del suelo para que las puedan absorber las plantas.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal